NAVIDADES SEGURAS PARA NUESTROS PEQUES

Desde la Asociación Española de Seguridad Infantil nos ayudan, una vez más, a realizar la difícil tarea de crear entornos seguros para nuestros peques en cualquier situación o época del año, en este caso, la Navidad.

 

 

Consejos de Seguridad infantil en Navidad 

Asfixias

  • Asegúrate de que los adornos navideños que estén al alcance de los niños sean de grandes dimensiones, irrompibles y que no puedan desmontarse en piezas pequeñas.
  • Recoge los cables y los cordones.
  • Establece espacios de juego adecuados a cada edad, aunque eso suponga tener que modificar la estructura de la casa.
  • Mucho cuidado con los caramelos y con las uvas en Nochevieja. Las uvas son la tercera causa más común de ahogamiento por comida, después de los perritos calientes y los caramelos. Si van a tomarlas con nosotros en Fin de Año, asegurémonos de cortárselas en trocitos. Para evitar riesgos, lo ideal es que los menores tomen 12 trozos de uva en vez de 12 uvas enteras.

Quemaduras

  • Utiliza luces que cumplan los requisitos de seguridad.
  • Es recomendable sustituir las velas por velas LED.
  • Revisa la instalación eléctrica de forma periódica.
  • Mantén la chimenea o estufa de leña limpia y alejada mediante barreras, e informa a los pequeños del peligro de acercarse a ella.

Intoxicaciones

  • Establece las normas alimentarias (alergias) antes de las celebraciones familiares.
  • Evita el acceso de plantas como la de Pascua, el muérdago o el acebo: sustitúyelas por centros artificiales si es preciso.
  • Siempre que sea posible es recomendable instalar un detector de monóxido de carbono.

Caídas

  • Instala bloqueos de seguridad en portillos y balcones.
  • No dejes mobiliario que pueda servir para escalar hacia las ventanas o la apertura de balcones, pues estos son días en los que los niños pueden sentir curiosidad por ver llegar desde el cielo a Papá Noel o los Reyes Magos.
  • No incites a asomarse a los pequeños: si lo ven como algo normal, no percibirán el riesgo y también intentarán hacerlo.

Actividades

  • Busca actividades en función de las necesidades de los más pequeños. Se trata de disfrutar, no de correr riesgos.
  • Planifica la salida, ofreciendo y localizando los recursos disponibles por si alguien se despista y se pierde: un punto de encuentro donde reunirse, inculcándoles que las autoridades están para ayudarlos.
  • Explica y haz partícipes a los niños de otras medidas de protección, y apunta el teléfono en su brazo o ponles una pulsera identificativa. Nadie mejor que tú conoce a tu hijo, por lo que nadie mejor que tú para anticiparse. Sobre todo, no delegues en otras personas, pues cuidar de tus hijos es tu responsabilidad.

Familia

  • Lleva a casa de los familiares aquellos artículos de puericultura que facilitan la asistencia a los bebés (hamacas o tronas). Recuerda incluir en el equipaje la seguridad infantil.
  • No te despistes. Aunque la Navidad sea tiempo de compartir con la familia, establece turnos de vigilancia y juego con los más pequeños, sin responsabilizar a otro niño porque sea más mayor.
  • Reunir a menores de diferentes edades implica juguetes y juegos que, en ocasiones, pueden resultar peligrosos para los más pequeños. Organiza espacios por edades y juegos para todos.

Disfraces

  • Asegúrate de que los disfraces navideños que utilicen cumplan con la legislación vigente de la Comunidad Europea.
  • Comprueba que sean no inflamables.
  • No olvides prestar atención a las advertencias específicas del disfraz que puede hacer alusión a la edad mínima para su uso.
  • Vigila que no lleve cordones en la zona del cuello ni botones (u otras piezas pequeñas) que se puedan desprender y provocar asfixia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *